Description

Un camino de antiguos cipreses guían a nuestros huéspedes al ingreso del Hotel Torre di Bellosguardo, donde la imponente escultura de la caridad del famoso escultor Francavilla acoge a los visitantes que llegan buscando vivir una experiencia única en un hotel de Florencia. La gran sala de recepción esta elegantemente decorada por frescos del famoso pintor Bernardino Poccetti que sobresalen al siglo XVI y  sus salones son señoriales con chimeneas talladas en piedras.

A los encantadores escenarios de la villa y la torre, se le suman pequeñas salas y salones detenidas en el tiempo con decoraciones que evocan su glorioso pasado, la memoria de los personajes nobles que allí estuvieron. Ambientes preciosos revestidos hoy día confortablemente, con todas las comodidades modernas propias de los mejores hoteles de 4 estrellas.

El hotel esta rodeado de un gran parque donde resulta muy agradable pasear disfrutando de su espléndida vegetación,  de sus rincones con encantos, detenerse un momento en la piscina y desde allí disfrutar de la impresionante vista de la colina desde el alto.

Como antiguamente en la hacienda de Bellosguardo, tenemos una pequeña factoría con un huerto totalmente biológico que nos regala frutas y verduras frescas para el desayuno y los  aperitivos. Simpáticos animales de corral como algunos burros, un poni, patos, gallinas, conejos, cabras, supones una de las mas alegres distracciones para los menores.

Todo el hotel esta equipado de aire acondicionado, ademas de los servicios de la recepción de fax, wifi, acceso a internet, información  turística, servicios de traslados y visitas guiadas que se organizan según la demanda.

 

Disponemos de una gran sala con capacidad para pequeñas organizaciones de eventos. Ademas nuestros huéspedes tienen a disposición un garaje y la posibilidad de poder traer consigo animales de pequeña talla que serón siempre los bienvenidos.

Galería de imágenes - Torre di Bellosguardo
Historia de Torre di Bellosguardo

Guido Cavalcanti, excelente poeta y querido amigo de Dante, recordado por éste en sus versos, hizo construir la Torre di Bellosguardo en el siglo XIII, como mansión de caza y refugio de familia; en el siglo XVI, los marqueses Roti Michelozzi la hicieron embellecer al pintor Bernardino Poccetti, autor de los frescos del salón de entrada, y al escultor Pietro Francavilla, que realizó la espléndida Caridad que aún hoy da la bienvenida a los huéspedes del hotel.
Desde los años 20 a los 40 del siglo XX, la baronesa Marion von Hornstein-Franchetti convirtió Torre di Bellosguardo en un cenáculo de nobles y literatos de toda Europa.
Hoy, en el silencio del parque y las colinas, Torre di Bellosguardo sigue compartiendo su historia noble y antigua con los huéspedes de un hotel excepcional por su acogida y su atmósfera.